Una “barbería de barrio” convertida en La Mejor Barbería de España, así es La Barbería de Diego. Sita en la pedanía de Guadalupe, en la actualidad se ha convertido en uno de los espacios de peluquería masculina de referencia en el sector, gracias a los más de 20 años de trayectoria profesional que avalan su trabajo. En Está de Moda hablamos con su creador para conocer algunos de los detalles que han contribuido a su éxito.

La Barbería de Diego lleva en funcionamiento desde 1994, ¿qué lleva a una “barbería de barrio” (como vosotros mismos indicáis) a convertirse en la mejor barbería de España?
Como negocio hemos ido creciendo poco a poco gracias a la curiosidad, la investigación y la pasión que tenemos por nuestro oficio. Como profesionales hemos adoptado una forma de trabajar diferente que ha sido referencia para otros compañeros del sector, porque nos ven disfrutar con lo que hacemos. También colaboramos en libros de estilismo proponiendo nuevas tendencias. Por otro lado, tenemos la suerte de estar en esta industria desde hace muchos años, lo que nos permite tener un poquito de ventaja respecto a otras barberías, ya que la imagen va acompañada de solera, y esto la hace auténtica. Respecto al galardón, es un premio en el que votan compañeros de todo el país, los finalistas de dicha votación y un jurado colectivo. En el concurso se premian diferentes cualidades, como la imagen, trayectoria o repercusión y tras una investigación se decide quién se lleva el premio. En 2016 tuvimos la suerte de ser los ganadores.

¿Por qué dentro de la peluquería decides especializarte en este sector?
Empecé por pura vocación, cortándole el pelo a mis colegas en el parque, lo hacía con la máquina de cortar de una granja cercana a mi pueblo. Para mí, la barbería se ha convertido en una forma de expresión. Antes pintaba grafitty, de modo que cortar el pelo a mis colegas era como “pintar sus cabezas”.

Posteriormente empecé un curso de peluquería, aunque en aquel momento no existían cursos especializados en caballero y yo nunca me sentí identificado con el corte de pelo tradicional que se impartía en las academias. Por lo tanto, salí de la escuela con un título, pero sin formación en peluquería de caballero. Dada mi inherente inquietud, entré a trabajar en una barbería, y allí fue donde aprendí la técnica. Una vez consideré que contaba con una base sólida, decidí montar mi propia barbería, un lugar donde desarrollar mi estilo de forma totalmente autodidacta.

¿Es la barba una tendencia en auge? ¿Por qué?
Totalmente. Continuamente salen nuevas formas de tratar barbas, productos, cosméticos. Es cierto que el barbudo hípster es una tendencia que está en declive, pero el 80% de clientes que tenemos tienen la barba por comodidad. También por visajismo, ya que a través de la barba podemos atenuar muchos rasgos del rostro, se puede potenciar pómulos, así como esconder o realzar muchas facciones del rostro. Asimismo, la investigación es continua tanto en tratamientos como en estilo. La barba ha llegado, para quedarse durante mucho tiempo.

Empecé por pura vocación, cortándole el pelo a mis colegas en el parque. Era como pintar sus cabezas.

¿En qué se diferencia La Barbería de Diego de otras barberías?
Es una pregunta muy complicada, puesto que personalmente nunca he sido cliente de ninguna barbería. Para nosotros lo más importante es que nuestros clientes se sienten cómodos. A veces la gente viene y se toma una cerveza, supongo que en la mayoría de peluquerías o barberías esto no lo pueden hacer. Quizás detalles así ellos son lo que hacen que nos correspondan con su presencia, así como porque somos honestos en la venta: no vendemos al cliente aquello que no necesita. Quizás ambos aspectos sean una buena forma de fidelizar clientes. Sumado a todo esto, también es cierto que tenemos un precio asequible y una forma muy rápida de coger cita por Internet sin necesidad de venir aquí o llamar por teléfono. No nos aprovechamos de ser la “mejor barbería de España” para subir los precios. No tendría sentido. Estamos aquí para quedarnos y respetamos al cliente.

¿La barba precisa de un cuidado especial respecto al cabello? ¿Qué productos y hábitos de cuidado nos recomendarías?
La barba es como el pelo: hay gente que tiene un pelazo sin necesidad de ningún tratamiento. Con la barba sucede lo mismo, pero es cierto que, si queremos mantener una barba limpia, sana y que luzca mejor hay tres puntos que no debemos olvidar: la higiene diaria, la hidratación a través de aceites o bálsamos y su mantenimiento. Sumado a todo eso, mi consejo es pasar por el barbero cada 15 ó 20 días para arreglarla y mantenerla.

Durante el mes de noviembre soléis realizar “Movember”, un evento solidario con el que habéis conseguido ser una de las empresas que mayores fondos ha recaudado. ¿Qué os lleva a poner en marcha esa iniciativa? ¿Os gustaría mantenerla durante los próximos años?
Movember nace en Australia en 2003 y se fue extendiendo a nivel mundial a través de la imagen y, aunque siempre ha habido distintos intereses solidarios, nunca había surgido una fundación potente que realzara y uniera a los hombres de esta manera.

Todo empezó por el logo del evento que es un bigote. Esto nos llamó la atención, nos informamos y decidimos echar una mano. Nosotros somos colaboradores directos, no solo porque montamos fiestas que recaudan fondos a favor de la fundación o por la repercusión de nuestras redes sociales,  sino porque promovemos un discurso de concienciación para los hombres, en el que defendemos que es preciso mirar más por nuestra salud e informarnos del cáncer de próstata y de testículos, porque pillar a tiempo la enfermedad es fundamental. Nos encantaría mantener este movimiento durante mucho tiempo, ya que es una manera de juntar a nuestros clientes y unirnos todos alrededor de este evento. Y si conseguimos un fin benéfico y lo hacemos cada vez con mayor difusión y participación, pues genial.

¿Cuáles son las tendencias en cabello y barba que veremos durante el próximo 2018?
Las tendencias son una locura. Hoy en día todo vale. Se fusiona todo. Hay cortes de los años 90 que están de plena actualidad, y por otro lado, también seguimos tendencias de Londres, Francia, el norte de Europa…  Personalmente considero que se le va a dar un giro al tupé. Los flequillos vienen más a la cara, más o menos largos. Además, desaparecen las rayas para trasladarnos a una tendencia más casual, un estilo más despeinado, las barbas un poco más degradadas y acentuando en algunas ocasiones el bigote. El barbudo gigante irá desapareciendo.

¿Futuros proyectos en mente?
Hay un montón de cosas. Ahora lo más importante es hacer una buena gestión del negocio. Estamos formándonos continuamente como equipo, viajando, conociendo nuevas técnicas, para poder ofrecer la máxima calidad en nuestros cortes. Por otro lado quizás nos planteemos una ampliación de la barbería fusionándola con otras artes y más cosillas que ya os iremos contando.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *